Apenas en la semana me encontré una fotografía en redes sociales en la que aparecen Adrián Fernández, Mario Domínguez y Michel Jourdain Jr., quienes tuvieron la gran fortuna de pilotear en la Serie Champ Car, lo que ahora es IndyCar Series, Francamente, a mi memoria vinieron un sinnúmero de ocasiones en las que tuve el gusto de viajar para ver a los volantes mexicanos que, siguiendo el camino que abrió Adrián, lograron momentos inolvidables para los aficionados de nuestro país.

 Fue algo extraordinario que, en su momento llegamos a tener participando al propio Adrián y a varios que lo siguieron en esa categoría (a Carlos Guerrero, Michel, Mario, Rodolfo Martínez Lavín, Luis Miguel Chapulín Díaz). Sin embargo, no podemos restar mérito al querido Adrián Fernández, quien fue el gran factor de éxito y entusiasmo que en su tiempo siguieron sus patrocinadores —Tecate, Telmex y Quaker State— para comenzar así la colaboración con una gran cantidad de empresas que también hicieron su historia, como Herdez, que fue inmenso en el apoyo al automovilismo, o Corona y Gigante, que también provocaron ese momento de gran competencia de marcas mexicanas en el serial de autos fórmula en Estados Unidos.

Como esos grandes momentos ahora nos genera, nuevamente, un gran entusiasmo el auge que comienza a tener la carrera del jovencito regiomontano Patricio Pato O´Ward, quien poco a poco ha crecido en el serial Indy Car Series y quien ayer conquistó en la primera de las dos carreras del fin de semana en el óvalo denominado Texas, su primer podio de la presente temporada, al finalizar tercero.

La leyenda del automovilismo nacional, Adrián Fernández, es el gran responsable del momento histórico que se vive entre los pilotos nacionales, no sólo por lo que provocó con sus éxitos, sino porque su legado como leyenda del automovilismo continúa con las formidables actuaciones de Pato, que está brillando intensamente y lo hará aún más, así como con el momento de Checo Pérez, quien se hizo totalmente de la mano de Fernández. Mención aparte merece el imprescindible buen resultado que ha obtenido el piloto tapatío de la F1 al arrancar esta mañana desde la segunda fila, ojalá que consolide un buen resultado, tiene auto para poder aspirar a un podio en Portugal.

Cualquier homenaje que se le haga al buen y querido Adrián es muy poco, pues lo que aportó en su tiempo al automovilismo mexicano es invaluable y grandioso, sin duda que es una de las leyendas del deporte automotor a la altura de los hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, Héctor Alonso Rebaque, y ahora, obviamente, Checo Pérez, pero lo que ha generado Fernández no tiene parangón.

Abrazo, querido Adrián, eres y serás leyenda…

Entradas relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: