stallman

Richard Stallman está fuera de la Free Software Foundation, pero sigue activo en su sitio personal y se ha expresado acerca de la charla que dio para Microsoft hace unas semanas. Una charla que dejó traspuesto a más de uno y sobre la que ha querido explicarse, aunque lo cierto es que por más ganas que tuviéramos de que lo hiciese, en nada va a sorprender lo expuesto por el padre del Software Libre.

En resumen, Stallman cuenta que en Microsoft le invitaron a dar una charla y aceptó. No hay más. Aunque reconoce que la noticia dio pie a especulaciones y rumores que rechaza por completo: ni cree que en Microsoft alguien tuviese la loca idea de alejarlo de su causa, ni cree que quisieran tener al «enemigo» cerca para comprenderlo mejor, ni mucho menos su participación fue un aval para las políticas de la compañía contrarias a lo que siempre ha defendido. Lo que sí cree es que «algunos ejecutivos de Microsoft están muy interesados ​​en los problemas éticos que rodean al software«.

«Creo que existe la posibilidad de que Microsoft pueda cambiar algunas prácticas de manera que ayuden en la práctica al Mundo Libre, incluso si no nos apoyan en general«, comenta Stallman. «Es solo una oportunidad; no trataría de estimar la probabilidad. Microsoft no me hizo ninguna promesa de cambio, ni yo se la pedí«, señala. «Lo que puedo decir ahora es que debemos juzgar las acciones futuras de Microsoft por su naturaleza y sus efectos. Sería un error juzgar una acción concreta con mayor dureza si lo hace Microsoft que si otra compañía hiciera lo mismo. Lo he dicho desde 1997«.

También matiza algo que merece la pena reproducir íntegramente: «Esa página describe algunas cosas hostiles que Microsoft hizo. No debemos olvidarlas, pero no debemos guardar rencor por las acciones que terminaron hace años. Deberíamos juzgar a Microsoft en el futuro por lo que haga entonces. Otra cosa que he dicho durante años, acerca de varias compañías, es que cuando una hace cosas diferentes, es mejor juzgar cada una por sí misma, siempre que sean separables. Las acciones que benefician la libertad son buenas, y debemos decirlo, al mismo tiempo que debemos tener cuidado de no dejar que un bien menor nos distraiga de un mal mayor«.

Stallman reconoce que lo que sea que mueva a Microsoft a cambiar de estrategia estará siempre ligado a sus intereses comerciales, pero recuerda que «el movimiento del software libre no está en contra de las ganancias como tal; no somos el opuesto simplista del capitalismo extremo que afirma que el beneficio justifica todos y cada uno de los medios. Aprobamos lo que respeta la libertad de los usuarios, ya sea con fines de lucro o no, y condenamos lo que pisotea la libertad de los usuarios, ya sea con fines de lucro o no«.

«El tiempo nos mostrará si Microsoft comienza a realizar actividades sustanciales que podamos juzgar como buenas. Alentemos eso de todas las maneras prudentes«, concluye, antes de enumerar la lista de peticiones que, aprovechando la situación, les hizo llegar de primera mano a los empleados de Microsoft -algunos ejecutivos muy importantes- que asistieron a su charla. Algunas ya os las adelantamos, como promover «la higiene de las licencias en GitHub, que presionen a los fabricantes de hardware para que publiquen sus especificaciones o que faciliten la implementación del arranque seguro con UEFI».

Pero Stallman no se quedó en eso. También les pidió que no incluyesen puertas traseras en los periféricos que venden, «retractarse públicamente de los ataques de Microsoft contra el copyleft realizados en la década de 2000«, librar Internet del JavaScript ofuscado… «Y otra sugerencia que le hice a un vicepresidente, pero quizás no en mi charla: liberar el código fuente de Windows bajo la GNU GPL. Sé que es demasiado, pero por lo que escuché por allí, no es totalmente imposible«.