6 junio, 2020

Pongara

Simple. Fácil.

LXQt 0.15, nueva versión del entorno de escritorio ligero

LXQt

Ya está disponible LXQt 0.15, la última versión del entorno de escritorio ligero construido con Qt 5 que está llamado a ser el sucesor de LXDE, aunque para algunos todavía no ha terminado de cumplir dicho objetivo.

LXQt 0.15 es el primer lanzamiento “mayor” del entorno desde enero de 2019. A nivel de novedades y cambios nos encontramos con características que parecen más bien funcionalidades básicas, de los cuales hemos destacado los siguientes:

  • Soporte de fondo de escritorio multimonitor.
  • Navegación de teclado mejorada.
  • LXQt Archiver como nuevo gestor de archivos comprimidos por defecto.
  • Adición de un nuevo complemento en el panel de LXQt para cambiar la luz del fondo del a pantalla.
  • Soporte de contraseñas de montajes que pueden ser almacenadas si GNOME Keyring está presente.
  • Tooltips de ficheros enriquecidos.
  • Soporte para macOS de QTerminal.
  • Los iconos SVG están definidos con factores de escala mayores 1, especialmente con factores no enteros, en LibQtXdg.
  • Al menú de los ficheros se le ha añadido la opción “Abrir con” en LXImage Qt.
  • El arrastrar y soltar pantallas ha sido mejorado y se hace más fácil en la configuración del monitor.
  • Se ha corregido el posicionamiento del panel de LXQt en múltiples pantallas.

Para los que anden perdidos, LXQt surgió de la unión de LXDE y Razor-Qt, habiendo sido el segundo un entorno de escritorio ligero construido con Qt 5. El propósito de LXQt es ofrecer, obviamente, un entorno escritorio ligero construido con el mismo framework que utiliza KDE, pero después de años su desarrollo se muestra aparentemente algo lento.

A pesar de los inconvenientes a los que se enfrenta el proyecto, LXQt parece estar lo suficientemente maduro como para haber sido incluido por defecto en Lubuntu 20.04 (aunque usa una versión anterior del entorno), una de las variantes de la familia Ubuntu orientada a ordenadores modestos, aunque en ese contexto hay que tener en cuenta otros frentes como los navegadores web, que en la actualidad (al menos los más populares) necesitan de un equipo de al menos 4GB de RAM y de cierta potencia a nivel de CPU para no terminar ahogándose con relativa facilidad.