4 agosto, 2020

Pongara

Simple. Fácil.

Administra fácilmente los permisos de aplicaciones Flatpak con Flatseal

Aunque los permisos de aplicaciones Flatpak suelen estar preconfigurados por defecto para proveer la funcionalidad que precise la aplicación que se haya instalado, la posibilidad de limitarlos es una de las características más atractivas de este formato de paquetes, pero también es una de las menos accesibles para con el usuario. Flatseal viene a echar una mano con ello.

¿Usas muchas aplicaciones Flatpak? Entonces esto te interesa. Como sabes, una de las ventajas que aporta este formato es la instalación de aplicaciones «autocontenidas» o independientes, como lo prefieras; esto es, en el mismo paquete se contienen todas las dependencias necesarias para su ejecución. Pero no es la única.

Otra ventaja de Flatpak es la de ofrecer aislamiento con respecto a los recursos del sistema mediante la asignación de permisos. Así, puede que instales una aplicación que por sus características requiera de acceso a Internet, a la conexión de Bluetooth, al directorio personal sin restricciones (los ejemplos son muchos)… Y no quieras permitírselos. Pues bien, Flatpak permite hacer eso. Sin embargo, hacerlo de manera gráfica no es sencillo.

Con el lanzamiento de GNOME 3.32, el escritorio añadió un nuevo módulo de configuración para gestionar los permisos de las aplicaciones, pero si no usas GNOME o aun así te gustaría disponer de un método más accesible, se está dando a conocer estos días una nueva utilidad que resuelve la papeleta de administrar los permisos de aplicaciones Flatpak con tino.

Flatseal

Flatseal es una aplicación para gestionar aplicaciones; en concreto, una interfaz gráfica desde la que administrar los permisos de aplicaciones Flatpak. Es extremadamente sencilla de utilizar y si usas muchas aplicaciones aplicaciones Flatpak te va a gustar.

En esencia, Flatseal lista las aplicaciones Flatpak que tengas instaladas y los permisos de estas. Se trata de un aplicación GTK3 (GPL v3) que sigue las directrices de diseño de GNOME 3 y su funcionamiento no tiene pérdida. Una imagen de muestra del equipo en el que me encuentro:

flatseal - permisos de aplicaciones flatpak

Como decía más arriba, los permisos de las aplicaciones Flatpak suelen estar preconfigurados por defecto para proveer la funcionalidad que precise la aplicación, pero ello no quita para que puedas limitarlos en el caso de quieras hacerlo.

Ahora bien, ¿por qué querrías limitar los permisos de una aplicación? Lo cierto es que la respuesta es un poco triste: por el mero hecho de hacerlo. De hecho, si instalases la misma aplicación desde los repositorios de tu distribución, no podrías limitar nada. ¿Entonces? Digamos que es una característica de seguridad interesante para cuando instalas software de fuentes externas, por más libre que sea. Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor:

En la imagen puedes ver dos aplicaciones que requieren acceso a la red: Planner (un gestor de tareas del que tengo que hablar algún día por aquí) necesita ese permiso para conectarse a servicios en línea; Vocal (un gestor de pódcast) lo necesita para descargar y reproducir archivos de audio en línea. Sin embargo, mientras que capar la conexión a Internet en el segundo caso equivale a inutilizar la aplicación, en el primero puede tener sentido, si la intención es usar únicamente sus capacidades locales.

Si te interesa probar Flatseal puedes instalarlo… como Flatpak, lo has adivinado. Lo tienes en Flathub y, sí, permite administrar sus propios permisos.

Con todo, recuerda que Flatpak también tiene problemas importantes, como es el desorbitado tamaño de las aplicaciones o la falta de integración con el escritorio, así que la recomendación es que lo uses para lo justo. Prioriza las aplicaciones nativas que ofrece tu distribución en los repositorios porque a pesar de que no permiten limitar los permisos (en realidad sí lo permiten, pero con herramientas avanzadas como AppArmor), son más seguras por defecto, se integran y rinden mejor y sobre todo, pesan mucho menos.