apps

Parece que hoy en día, en el escritorio de PC, con un navegador web el usuario ya tiene todo lo que podría necesitar. Y puede ser cierto en muchos casos, tal y como demuestra Google con ChromeOS. Sin embargo, las aplicaciones “de toda la vida” siguen siendo un bien imprescindible y en GNU/Linux, pese a la ausencia de determinados referentes del software comercial, disponemos de un surtido impresionante por cantidad y calidad, además de mayoritariamente gratuito y libre.

Hoy hacemos repaso de las principales vías para acceder al grueso de aplicaciones para Linux que pulula por ahí fuera, y que no siempre está al alcance del usuario a través de los repositorios de su distribución. No obstante, hay que hacer las cosas bien y antes de buscar fuera, vale la pena buscar dentro, lo cual es ahora más fácil que nunca gracias a las “tiendas de aplicaciones” que se han implantado en casi todas las grandes distribuciones dirigidas al usuario corriente.

Pongámonos en situación. Necesitas una aplicación concreta, o una aplicación que haga algo concreto. ¿Por dónde empezar? Por el principio, claro.

Tiendas de aplicaciones

Prácticamente toda distribución enfocada en el usuario final dispone de una tienda de aplicaciones preinstalada, a veces determinada por el entorno de escritorio: GNOME Software, KDE Discover, las propias de Linux Mint, elementary OS, Ubuntu MATE, Deepin…

A diferencia de los gestores de software tradicionales de tipo lista, su visualidad y categorización las convierte en la mejor forma de buscar e instalar, pero sobre todo de descubrir aplicaciones. También son la forma más segura de hacerlo, ya que no sales del marco de software controlado por los desarrolladores de la distribución.

mint-software

Mint Software fue una de las pioneras

Echa un vistazo en la tienda de aplicaciones de tu distribución antes de buscar por Internet, porque puede que ahí encuentres lo que buscabas o una alternativa que te satisfaga. En caso contrario…

Flathub y Snapcraft

Los formatos de ‘aplicaciones autocontenidas’ están muy de moda últimamente, por una buena razón: son un recurso valioso. Conste que nuestra recomendación es utilizar aplicaciones clásicas siempre que se pueda, pero el aporte de Flatpak y Snap es de agradecer, dado que pueden facilitar la instalación de aplicaciones no disponibles a través de los repositorios ordinarios, así como acceder a versiones más recientes de las mismas.

Y lo que es mejor: GNOME Software y KDE Discover gozan de integración con ambos formatos, por lo que hasta puedes llegar a confundirlas con las aplicaciones normales, según la distribución que uses: fíjate si ves alguna aplicación repetida en la tienda de tu distro, porque puede deberse a esto (dicho sea de paso, este es un error que genera confusión y que deberían solucionar cuanto antes).

kde discover

Instalando un snap con KDE Discover

Mira en las preferencias de tu tienda de aplicaciones para comprobar si tiene soporte de Flatpak y Snap, o infórmate del tema. Por otra parte, si de lo que se trata es de buscar y descubrir aplicaciones, quizás te convenga acceder directamente a las dos tiendas en línea: Flathub y Snapcraft.

Ten en cuenta que existen más formatos de de ‘aplicaciones autocontenidas’, pero centralizados y fácilmente accesibles a través de las tiendas de aplicaciones, solo están estos dos.

Repositorios adicionales

Una vez descubierto lo que sea, es el momento de encontrarlo y conseguirlo. Aunque los repositorios de las principales distribuciones suelen traer cantidades gigantes de software, siempre es posible aumentarlo con fuentes adicionales, ya sea para conjuntos de aplicaciones o aplicaciones concretas.

Por ejemplo, para Ubuntu y derivadas están los Personal Package Archives (PPA), de carácter oficial (mantenidos por los desarrolladores de la aplicación o los empaquetadores de la distribución) o comunitario; lo mismo sucede con openSUSE Software, el cual permite buscar e instalar con un clic, añadiendo los repositorios que correspondan; está AUR para Arch Linux y derivadas…

Cada distribución tiene sus fuentes de software adicionales, solo hay que buscar un poco para encontrarlas y aprender a sacarles partido. Ante la duda, lo mejor es revisar la documentación disponible y preguntar en los foros oficiales. Asimismo, y aunque los paquetes de estos sitios suelen ser confiables, conviene prestar atención a lo que se instala, antes de instalarlo.

Sitios oficiales

Hasta este punto, con la excepción de los repositorios o fuentes de software adicionales, que pueden provenir de diferentes partes, todo queda dentro de los muros de nuestra distribución. Pero como es evidente, si buscas una aplicación en particular, sobre todo si no es libre, búscala en su sitio web oficial. Como harías en Windows. (Por si acaso…)

Portales de aplicaciones

Cuando ya has dado vueltas por todo lo anterior, es hora de pasarse por los clásicos portales de aplicaciones, que aún a día de hoy siguen siendo una de las mejores formas de descubrir alternativas. Los hay de tipo comunitario, como OpenDesktop.org (cuenta con aplicación propia) o KDE Store (integrada en Plasma y KDE Discover), que más o menos son lo mismo; y los hay genéricos, como puede ser el de nuevo recomendable SourceForge, con su inmenso apartado dedicado en exclusiva al software de código abierto.

sourceforge

SourceForge ha dado un salto cualitativo en experiencia de uso

Estos sitios conservan su interés porque son accesibles, permiten realizar búsquedas, aplicar filtros… y son los desarrolladores de cada proyecto quienes mantienen las aplicaciones. Dicho lo cual, la advertencia es la misma que en el caso de las fuentes de terceros: hay que prestar atención antes de instalar nada.

Otros recursos

Internet está llena de recursos para descubrir y conseguir aplicaciones para Linux. De comparadores como AlternativeTo, en los que se puede filtrar por sistema operativo y licencias libres, a vastos índices como los que se cocinan en GitHub; iniciativas como Electron Apps, donde van saliendo cosas novedosas a la par de curiosas; o proyectos como Orbital Apps, donde empaquetan lo más popular para facilitar su portabilidad.

alternativeto

AlternativeTo ofrece comparativas irregulares, pero su base de datos es extensa

Ahí afuera hay todo un mundo de herramientas que te pueden hacer la vida más fácil, pero recuerda que cuanto más cerca te quedes del software de tu distribución, menos te complicarás… valga la redundancia.