6 agosto, 2020

Pongara

Simple. Fácil.

Ubuntu Studio con KDE Plasma. Nace una estrella

Ubuntu Studio con KDE

Ubuntu Studio, la distribución Linux enfocada en la producción multimedia, cambia por cuarta vez de escritorio. Al principio, como distribución derivada de Ubuntu, traía el escritorio GNOME. Tuvo un breve paso por Unity para luego pasarse a XFCE, opción que mantuvo hasta la actual edición 20.04. La próxima, disponible para el público en general el próximo octubre, vendra con KDE Plasma.

Ten en cuenta que al momento de escribir este post (junio del 2020) la edición 20.10 de Ubuntu Studio está en desarrollo y su uso no está recomendado en entornos que requieran estabilidad. También es posible que se produzcan cambios en las especificaciones o aspecto.

Según explicaron los responsables del proyecto, el motivo de la decisión es el siguiente:

KDE. Plasma ha demostrado tener mejores herramientas para los artistas gráficos y fotógrafos, como se puede ver en Gwenview, Krita, e incluso el administrador de archivos Dolphin. Además, tiene el mejor soporte para tabletas Wacom que cualquier otro entorno de escritorio.

Hasta el momento, en el inicio del live usb no hay sorpresas. Ubuntu Studio mantiene el viejo instalador de Ubuntu que te permitía seleccionar el idioma y la distribución de teclado. Una vez que optaste por probar o instalar, la primera novedad es la pantalla de inicio con el logo de KDE.

Cuando se incia sesión, a simple vista no se nota el cambio de escritorio, los desarrolladores lo adaptaron para que se parezca más a su versión de XFCE que al KDE tradicional. Incluso mantiene el menú en la parte superior.

La primera sorpresa aparece al iniciar el instalador. En lugar de Ubiquity optaron por Calamares. Calamares es un instalador independiente adoptado por distribuciones como Manjaro o KDE Neon.

No hay demasiadas diferencias entre usar uno u otro instalador. En cuanto a la interfaz gráfica ambos son intuitivos. Desde el punto de vista técnico Calamares me parece más rápido. Donde si hay una diferencia es que, al menos hasta el momento, no puedes elegir que programas instalar. En Ubuntu Studio Focal Fossa podías optar por instalar los programas de un rubro y no instalar el resto.

El cambio de escritorio trajo un cambio de aplicaciones. El tradicional Centro de Software es reemplazado por dos gestores de paquetes; Discover y Moon.

Siendo una distribución enfocada en la producción multimedia, Ubuntu Studio depende del óptimo funcionamiento de los dispositivos. Es por eso que desde Discovery podemos acceder a repositorios adicionales de hardware

También se reemplaza el editor de vídeo. Kdenlive toma el lugar de OpenShot.

Ubuntu Studio con KDE. Una gran promesa

Ubuntu Studio con KDE Plasma

Así se ve Ubuntu Studio 20.10 con KDE Plasma

KDE es probablemente el ecosistema de aplicaciones e interfaz gráfica mejor integrado del mundo Linux. Por algún motivo nunca me terminé de acostumbrar a usarlo. Es cierto que podría configurarlo a mi gusto, pero prefiero a lo malo conocido (la versión Ubuntu de GNOME) y ponerme a trabajar de inmediato, que dedicar tiempo a trastear con el escritorio cada vez que reinstalo el sistema operativo.

Todo este preámbulo es para decir que al escritorio de KDE en la versión de Ubuntu Studio lo sentí perfectamente cómodo sin necesidad de retoques. Esto no signfica que no puedan hacerse. También el panel de configuración de KDE es de la partida.

La integración de KDE con las aplicaciones multimedia es perfecta, podría tratarse de una versión definitiva en lugar de una de prueba de no ser por algunos pequeños detalles

Veremos como toman los usuarios de Ubuntu Studio el cambio. Pero, en principio, aunque hay una mejora notable en el rendimiento, la interfaz de usuario sigue siendo lo suficientemetne parecida. Kdenlive como editor de video tiene sus fanáticos, y de última OpenShot sigue estando en los repositorios. El resto de las aplicaciones multimedia sigue siendo las de siempre.

De todas formas, según la propia confesión de los desarrolladores, muchos de ellos usaban Kubuntu y la aplicación Ubuntu Studio Installer que permite agregar las funcionalidades de Ubuntu Studio a cualquier escritorio que estés usando.

Si quieres probar Ubuntu Studio antes de su lanzamiento oficial (recuerda que puede tener errores) lo puedes descargar desde aquí.