Aunque el próximo domingo se transmitirá el episodio final de Game of Thrones, el impacto de esta serie de HBO no se deja de sentir, especialmente entre el público, pues cierto sector no ha estado satisfecho con la octava temporada y están pidiendo que se repita su producción.

Si bien, cada uno de los capítulos se han posicionado como tendencia en redes sociales y recibido un enorme seguimiento en los medios de comunicación, hay que reconocer que mucho de este alcance se debe a ‘errores’ o fallas identificadas por los espectadores.

Change.org siempre es el apoyo de los inconformes

No se puede negar que Game of Thrones es uno de los productos de la industria del entretenimiento que más impacto han tenido en la cultura pop en la última década, el engagement que ha logrado con el público es de un nivel que pocas producciones han disfrutado en la historia.

Sin embargo, hay que reconocer que la octava temporada ha polarizado la opinión de la gente -en particular del episodio dos al cinco-, hay fans que defienden lo mostrado en ls cinco episodios que se han transmitido, pero hay otro sector que no ha dudado en expresar su inconformidad tanto en redes sociales como a través de otras plataformas.

Sucede que un grupo de personas han creado una petición en Change.org para exigir a HBO que se vuelva a realizar toda la octava temporada de GOT, y ha encontrado respuesta pues al momento de redactar esta nota ya acumulaba más de 400 mil firmas.

Game of Thrones-Remake
Imagen: captura de la petición en Change.org

¿Incongruencia del consumidor o justo reclamo?

La inconformidad es por el camino que han seguido algunos personajes como Daenerys Targaryen, Jon Snow y Jaime Lannister, misma que se ha canalizado en contra de David Benioff y D.B. Weiss, guionistas de la serie por no cumplir con las expectativas del público.

Es entendible que el espectador (o consumidor) exprese su sentir, de hecho suele tener impacto en las decisiones de las marcas. Un ejemplo de ello es lo que ocurrió con el trailer de Sonic the Hedgehog, ya que el diseño de Sonic no agradó nada a los fans que incluso hicieron ciertos ajustes para mejorar su imagen y esto motivó a que los productores decidieran cambiar al personaje.

Sin embargo, en el caso de Game of Thrones esto es poco probable que suceda, se trata de una producción millonaria, según datos de Los Angeles Times, cada episodio le costó a HBO 15 millones de dólares, esto sin considerar el tiempo y logística para su realización, factores que hace casi imposible que la productora decida hacerle caso a los inconformes.

Hay analistas que refieren el hecho de que en la actualidad, las marcas se enfrentan a un consumidor mucho más irracional. De hecho, un análisis elaborado por Neuromarketing.la, refiere que cuando se habla de irracionalidad no se debe de asociar con comportamientos aleatorios; por el contrario, se trata de decisiones que pasan por un proceso lógico que las hace predecibles.

En este caso puede deberse a una inconsciente necesidad de resistirse a que Game of Thrones llegará a su final, algo con lo que muchas personas no quisieran lidiar pues se ha convertido en un referente para su entretenimiento y, hasta cierto punto, para su socialización. No está mal que exprese su inconformidad, pero sí es incongruente que espere que HBO le haga caso y regare toda una temporada.

Al final, guste o no a cierto sector del público, la realidad es que la serie inspirada en los libros de George R.R. Martin ha tenido un efecto similar a las temporadas anteriores, ha motivado la conversación digital, análisis y debates en medios de comunicación y, una muy larga lista de marcas que han querido aprovechar su engagement: Netflix, Monopoly, la Cruz Roja de Estados Unidos, Bud Light, Johnnie Walker, Oreo y Adidas son sólo algunas de ellas.

Para muestra, el trailer del último episodio acumula más de 4 millones de reproducciones, sólo en Twitter, supera a los adelantos de muchas películas de Hollywood.