Los de Redmond no dejan de sorprendernos con su ‘deriva aperturista’. Si hace un par de semanas anunciaban sin rubor que Linux ha superado a Windows en Azure al tiempo que se autoproclamaban el número uno del código abierto, ahora dan un paso más en la misma dirección: Microsoft se une a la Open Invention Network (OIN) con más de 60.000 patentes y el objetivo de ayudar en la defensa del ecosistema de Linux.

Para hacerse una idea de la relevancia de este anuncio, hay que remontarse a cuando la compañía se unió a Linux Foundation o, en menor medida, a cuando se unió a la Open Source Initiative, solo que en esta ocasión además de dinero y compromiso está poniendo una importante cartera de patentes al servicio de Linux y del ecosistema de código abierto que lo rodea.

Acerca de la Open Invention Network os hemos hablado con anterioridad, pero baste este artículo como ejemplo para profundizar un poco. En resumen, se trata según su propia descripción de “un depósito de patentes defensivas compartidas con la misión de proteger a Linux“. Es decir, OIN es una iniciativa dedicada a acumular patentes para evitar abusos y defender a sus miembros, que incluyen a grandes empresas y proyectos de todo tipo, de Google a Python, de Ford a OpenStack y así hasta más de 2.600 organizaciones en todo el mundo.

De acuerdo a lo que comenta Erich Andersen, vicepresidente corporativo de Microsoft, este puede resultar un movimiento sorprendente para algunos, pero quienes hayan seguido el avance de la compañía en el ámbito del Open Source (nosotros lo hemos hecho) lo entenderán como “el siguiente paso lógico para una compañía que está escuchando a clientes y desarrolladores y está firmemente comprometida con Linux y otros programas de código abierto“.

Traemos a OIN una valiosa y profunda cartera de más de 60,000 patentes. Esperamos que nuestra decisión de unirnos atraiga a muchas otras compañías a OIN, haciendo que la red de licencias sea aún más fuerte para el beneficio de la comunidad de código abierto“, señala Andersen en el blog de Azure.

Con su participación en OIN, Microsoft reconoce explícitamente la importancia del software de código abierto para su futuro crecimiento“, comenta al respecto Keith Bergelt, CEO de Open Invention Network, en el comunicado oficial.

Por supuesto, en este paquete Microsoft no incluye patentes de Windows o relacionadas con el software privativo que produce, pero la cantidad es importante y se habla de que, entre otras, estarían las que ha usado hasta ahora para ‘sablear’ a los fabricantes de dispositivos Android, si bien este extremo no está confirmado. Es un paso bienvenido, pero lo cierto es que las patentes de software no dejan de ser un mal forzoso.