libreoffice

The Document Foundation se encuentra en pleno proceso de desarrollo de LibreOffice 6.3, la próxima versión de la gran suite ofimática del software libre cuyo lanzamiento está previsto para mediados de agosto. Como es habitual, llegará repleta de novedades, aunque quizás no todas serán recibidas con el mismo agrado por parte de sus usuarios.

Siguiendo la marcha de la mayoría de distribuciones GNU/Linux importantes como una de las aplicaciones clave del propio escritorio Linux, la próxima versión de la suite ofimática supondrá el fin del soporte para equipos basados en arquitecturas de 32-bit, por lo que LibreOffice 6.3 se distribuirá exclusivamente para 64-bit.

Desde The Document Foundation (TDF) recuerdan a los interesados que las versiones previas de LibreOffice seguirán disponibles y bajo mantenimiento por un tiempo, de manera que los usuarios podrán seguir utilizándolas en sistemas de 32-bit; e incluso podrán seguir haciéndolo después, aunque sin contar con las correcciones y mejoras que incluyan las nuevas versiones.

«Las versiones binarias de Linux x86 (32 bits) serán degradadas. No habrá compilaciones de Linux x86 producidas por TDF después de 6.2. Esto no significa que se eliminará la compatibilidad con Linux x86«, explicaban en las notas de lanzamiento de LibreOffice 6.2, si bien pasó desapercibido en su momento. Queda abierta la posibilidad de que alguien haga el trabajo por su cuenta, por poco prometedor que resulte.

Sin embargo, no será posible actualizar a LibreOffice 6.3 y futuras versiones en sistemas de 32-bit por los medios habituales, parece, por lo que estos se quedan huérfanos de una de las aplicaciones estrella del escritorio Linux. Claro que son bastantes las distribuciones que han hecho lo propio y no debería suponer un mal excesivo.

Distribuciones de soporte extendido como Debian o CentoOS, por ejemplo, no actualizan las versiones de sus paquetes -salvo parches de seguridad- en todo su ciclo de vida, mientras que otras como openSUSE Leap y Ubuntu, incluyendo todos los sabores oficiales, ya abandonaron los 32-bit.

Es el signo de los tiempos que se suele decir: renovarse o morir… y los 32-bit están cada día más muertos en GNU/Linux.