¿Qué necesitas para vivir de tu propio negocio de consultoría? Si estás aquí es porque sabes que puedes dar más, que tienes una mente abierta y unos conocimientos que podrás ir desarrollando para generar un negocio del que poder vivir, sin necesidad de un empleo adicional.

Por eso, si estás buscando esos “X pasos” que te ayuden a visualizar la respuesta a la cuestión “cómo ser un consultor de éxito”, bien porque quieres dejar ese trabajo que tienes o convertirlo en una nueva línea de negocio, desarrollándote para triunfar viviendo de aquello que te apasiona, esta es tu guía definitiva.

¿Cómo ser un consultor de éxito? Guía en 11 pasos

Quizás pueda resultar fácil conseguir clientes que quieran contratar tus servicios como consultor, pero lo que realmente le cuesta a la mayoría de emprendedores es construir un negocio escalable que genere el 100% de sus ingresos. Es más, una gran mayoría de negocios termina por cerrar, y muy probablemente no tuvieron en cuenta la importancia de enfocarse y ofrecer un servicio especializado basado en talentos reales.

“Skills pay bills”  o, en castellano, “tus habilidades pagarán las facturas”.

Antes de empezar a tomar nota de los 11 pasos a seguir para llegar a ser un consultor de éxito, debes saber identificar que contamos, por un lado, con diferentes tipos de consultores y, por otro, con diferentes tipos de profesiones:

  • Tipos de consultores: De negocio, marketing, ventas financiero, de recursos humanos, de imagen personal, nutricionista, de compras, deportivo y otras especialidades en esta línea.
  • Tipos de profesiones: Freelance/empresario/emprendedor, diseñador gráfico, programador, coach, copywriter, especialista en funnels y automatización, lead generator, media buyer, affiliate manager, launch manager, evergreen manager, content creator, editor de videos….

Sea cual sea tú profesión, y el tipo de negocio de consultoría que quieras emprender en base a tus habilidades y conocimientos, debes saber que hay 3 razones básicas por las que un cliente te contrataría:

  1. La rapidez con la que tú puedes conseguir los resultados.
  2. La falta de conocimiento o habilidades que tu cliente necesita.
  3. El sistema validado que tú tienes y tu cliente no.
 No importa la edad que tengas, o si cuentas con más o menos dinero, cualquier momento es bueno para reinventarse si sabes que cuentas con una habilidad y una experiencia con la que podrías ayudar a otras personas. Eso es lo que verdaderamente te da valor como futuro consultor.

11 Pasos para emprender tu propio negocio y convertirte en un consultor de éxito
Click To Tweet


1) Sistema de creencias: Tu mindset

Tu propio sistema de creencias es el primer pilar con el que debes trabajar de base. Una mentalidad abundante es clave para no limitarte en tu negocio de consultoría, con ideas que te paralizan o te frenan a la hora de ir un paso más allá con tus expectativas.

“Uno no se puede preparar para algo mientras piensa secretamente que no ocurrirá”. Nelson Mandela

De hecho, tomar la decisión de remar contracorriente ya dice mucho de ti, así que cuidado con ser muy duro contigo mismo. Piensa que formas o formarás parte un pequeño porcentaje de personas que tiene claro que lucharán por su camino, cueste lo que cueste.

Lo que coloquialmente se conoce como “vérselas venir”, se traduce en un proceso interno que implica aspectos como:

  • Ser consciente del entorno y los pensamientos que te invaden.
  • Tener muy presente tus habilidades y mayor talento.
  • Identificar tus pensamientos más limitantes.
  • Trabajar en tu comunicación interna, siempre en términos positivos.
  • Llevar hábitos de productividad que te ayuden a sentirte mejor.

Y para afianzar tu sistema de creencias, y contar con un mindset que te lleve al éxito como consultor, estos son algunos de los hábitos que deberías llevar a cabo en tu día a día:

  • Agradece y visualiza (definiendo números para que tus resultados sean medibles y realistas).
  • Ponte tus propios cheques para canjear (con fecha incluida), y premiarte por cada hito.
  • Imagínate viviendo el resultado y de cómo te sentirás cuando consigas ser un consultor de éxito.
  • Ve haciendo afirmaciones sobre la marcha, día a día, conforme vayas alcanzando tus objetivos.
Ten en cuenta que: Emprender tu propio negocio escalable, y pasar de ser un consultor que genera miles de dólares al mes, a generar y reinvertir miles de dolares al día, implica establecer un sistema de creencias en el que puedas apoyarte cada vez que te invadan pensamientos limitantes.

2) Habilidades y conocimientos: Tu superpoder

¿Cuál es tu propósito personal que se convierte en profesional? Ese motivo por el que te levantas cada mañana.

Según podemos interpretar a partir de afirmaciones de Bud Caddell, nuestra razón para levantarnos cada mañana puede definirse a partir de estos 4 elementos:

  • Nuestra misión en la vida (por ejemplo servir y educar) es lo que tu amas hacer.
  • La parte entre tu misión y tu vocación, que es lo que el mundo necesita (aunque no te guste tanto, pero tienes que hacer).
  • La parte de tu vocación y tu profesión, que es por lo que te pagan.
  • En lo que tu eres bueno y, a su vez, puede convertirse en tu profesión.

Este último punto, es al que tu aspiras cuando te preguntas cómo ser un consultor exitoso. Pues la clave para ser feliz y tener éxito en la vida, está en dedicarse a lo que uno le gusta. Pues, si eres bueno, ¿por qué no convertirlo en tu profesión?

Cuando convertimos tu talento único en servicio, es que realmente te diferencias y destacas del resto. Aquí es donde está tu superpoder, y que todos tenemos.

Por otro lado, no caigas en el error de creer que otros saben más que tú. Esto se conoce como el síndrome del impostor, y debes abatirlo teniendo claro que todos tenemos un inicio.

 No te sientas que no eres suficiente. La mejor forma de conseguirlo es estando formado, pues los consultores que mejor por sus servicios (no MÁS, sino MEJOR), son los que están en continua formación.

Para mantener vivo tu superpoder, tienes diferentes vías para desarrollarlo y llevarlo a un siguiente nivel:

  • Formación
  • Coaches
  • Mentores
  • Clientes

De hecho, muchas veces son nuestros propios clientes los que nos sacan continuamente de nuestra zona de confort, y nos obligan a invertir en formación.

3) Servicio estrella

Aunque cuentes con diferentes habilidades que puedas convertir en tu profesión, debes de destacar tu mayor talento. Ese por el que tus clientes te reconocerán y será el centro de todos tus pitchs.

Aquí no se trata de poner todos los huevos en la misma cesta, pues piensa que de un mismo producto estrella puedes ofrecer diferentes opciones para multiplicar, en forma de:

  • Servicio
  • Consultoría
  • Formación
  • Producto digital
 Ten en cuenta que: No eres el héroe que salvará a tu cliente. Tú eres esa espada que hace invencible a tu cliente, pero el héroe siempre va a ser tu cliente.

Por otro lado, sea lo que sea que tú vayas a vender, entiende que nadie está comprando tu servicio o producto, sino la experiencia que va detrás; el resultado, la transformación.

Cambia el “incluye”, por el “conseguirás”. Enfócate en resultados, mostrándole el antes y el después.

Al momento de negociar, tu cliente ya se visualiza contratándote cuando le hablas de resultados. Lo que realmente vayas a hacer es irrelevante, lo que le interesa saber es cuál será el resultado de ello. Por ejemplo:
  • Pocos clientes – Crear un servicio estrella
  • Pocas ventas – Lanzar una campaña de Ads
  • Leads muy caros – Captar leads a menos de 1€

4) Nicho o segmento de mercado

¿Sabes con quién quieres realmente trabajar? No es un buen ejemplo querer llegar a todo el mundo.

Por el contrario, debes definir un tipo de avatar, un segmento con el que te sientas a gusto trabajando y te rete a salir de la zona de confort para llegar a ser un consultor de éxito.

segmento de mercado con el que quieres trabajar

Como ves en el ejemplo de la ilustración, tu cliente ideal se alejará de todos aquellos con los que no querrás trabajar, como el agradecido que tanto aprecia lo que haces pero nunca convierte, el intenso que quiere que estés disponible para él 24/7, o el que nunca hace caso y te hace sentir frustración continua.

Y es que, para poder segmentar bien el mercado y conocer las características de tu buyer persona, o prototipo de cliente ideal, tendrás que definir cuestiones del tipo:

  • Características personales (edad, sexo, trabajo, nivel de ingresos…).
  • Aficiones e intereses.
  • Problemas o necesidades latentes.
  • Motivaciones para contratar tus servicios de consultor.
  • Canales a los que acude para satisfacer sus necesidades.
  • Hasta dónde está dispuesto a pagar por un valor añadido en tu oferta.
 Hasta que no valides tu primer Avatar, vendiéndole tu servicio estrella, no agregues nada más a tu fórmula para vende. Sobre todo si estás empezando con tu negocio de consultoría, porque así estarás muy enfocado y generarás buenos ingresos por ello.

5) Tu oferta

Hacer una oferta no es ofrecer un descuento de un X por ciento. Hacer una buena oferta tiene más que ver con saber empacar las cosas.

Por ejemplo, una buena oferta es aquella que, aún cuando no tenías pensado comprar, te convence por la manera en la que ofrece un todo en uno. Esa, es la diferencia entre ser una opción más, a ser LA opción.

diferencia vender con y sin oferta

Si te enfocas demasiado en lo que cobra tu competencia, no vas a estar centrado en ofrecer un mejor servicio. Siempre habrá gente que cobre más o menos que tú, son tus cuentas las que tienen que salir y hacerte sentir feliz con lo que cobras.

Y es que, mira, hay servicios que valen más que otros. Y esto es importante para entender los costes internos de tu infraestructura.

En la siguiente tabla tienes un ejemplo, que te ayudará a ver las cosas con más claridad a la hora de establecer tus precios y hacer ofertas de calidad (también rentables para tu negocio de consultoría):

ejemplos costes de servicios de consultor

Cobra a tu cliente lo que vales, demostrando lo que vales.

Es importante que tengas en cuenta que no puedes invertir el 80% a los ingresos impredecibles, y solo un 20% a lo predecible. Sino a la inversa, porque tienes que cubrir tus gastos a final de mes.

¿Cómo comunicar a tus clientes una subida de precios? Cuando te encuentres en el punto de poner o subir el precio a tus servicios de consultor, recuerda que antes tendrás que hacerle ver cuál es el verdadero valor de esa subida, dándole otras opciones (inclusive irse con tu competencia), exponiéndole una lista de motivos que avalan vuestra trayectoria trabajando juntos, y notificándole tus nuevas habilidades que harán que el valor de tu servicio se multiplique.

6) Tu reputación online

¿Qué es lo que encuentras sobre ti cuando haces una búsqueda de tu nombre en Google? Si hay resultados, es que tienes una marca y una reputación online que debes cuidar para poder llegar a ser un consultor de éxito.

Es cierto que no necesitas una web para poder vender, pero… ¿qué es lo que dejas de ganar? Piensa que estás dejando de atraer gente por los buscadores, que están necesitando tus servicios, y no generas credibilidad para que confíen en ti. Pues esta:

beneficios en reputación online de tener una web de consultor

Tu página web/blog es el epicentro de tu negocio de consultoría digital, así como tu presencia y lo que se dice de ti en redes sociales.

7) Contenidos de autoridad

Hemos visto que para convertirte en un consultor de éxito, debes conocer cuáles son tus puntos fuertes para enfocarte en ellos, sin perder de vista lo que hacen los demás (pero sin obsesionarte por ello, pues siempre habrá quien haga mejores o peores negocios que tú).

Si ya tienes tu epicentro digital (web o blog), te falta la parte de los contenidos de valor. Esos que te ayudan a guiar a tus clientes potenciales en cada fase, siempre trabajando bajo la metodología M.A.C. o, en otras palabras, creando el contenido mínimo necesario para generar autoridad.

ejemplo contenidos de autoridad

Detrás de todo el proceso de creación de contenido, por ejemplo presentaciones Power Point para tus charlas, ya estás ganando el tema de respeto. Aquí tienes herramientas para coger ideas de temáticas en base a lo que la gente busca:

El cliente educado es un cliente con la chequera abierta.

8) Sistema de atracción y cierre de clientes

Si bien es cierto el boca a boca o las plataformas de trabajo como Upwork son buenas vías para conseguir tus primeros clientes y emprender como consultor digital, si has seguido todos los pasos que hemos visto hasta aquí, ha llegado tu momento de crear y aterrizar tu propio sistema para atraer clientes.

Por ejemplo, hoy en día puedes desarrollar tu propio funnel de ventas a partir de la captación de tráfico, independientemente de si quieres vender un servicio de 500 o 10 mil dólares.

En la siguiente ilustración puedes ver un sistema efectivo para asegurarte de que en tu agenda nunca falten clientes semana a semana:

sistema de atracción de clientes para consultor

Como ves, todo este proceso nace a partir de la atracción de tráfico y, sobre todo, de la creación de contenidos de valor de todo tipo:

  • Vídeo tutoriales en YouTube si tienes un perfil muy de profe.
  • Podcasts en Spotify y otro tipo de plataformas (como el Podcast Convierte Más con Vilma).
  • Blog posts con información exclusiva.
  • Webinars y masterclass con contenido evergreen.

9) Gestión de proyectos: Delivery Plan

No sólo de atraer clientes vive un consultor digital. Una vez tu negocio vaya rodado, necesitarás estandarizar tus procesos y tenerlos aterrizados para ganar en eficiencia con próximos proyectos (inclusive para poder delegarlos en un futuro).

Para ello, tendrás que categorizar los diferentes procesos que comprenden cada uno de los servicios que ofreces como consultor.

En este sentido, necesitarás documentar siempre que puedas todo aquello que vayas aportando a los distintos procesos de trabajo, y den más valor a tus servicios.

Con todo ello en mente, es el momento de que des formato a tus procesos, y los plasmes con una estructura similar, en la que establezcas objetivos, diferentes pasos a dar y herramientas utilizadas. Aquí tienes un ejemplo gráfico:

Delivery Plan Consultoría

 Para ampliar información sobre este tema, no te pierdas -> Cómo gestionar tus consultorías

10) Finanzas y legalidad de tu negocio

Uno de los peores errores que puedes cometer como consultor, es no ponerte un sueldo, pues está bien que cubras tus gastos, pero para hacer rentable y sostenible tu negocio, tendrás que tener las finanzas muy organizadas. En este sentido:

  • Define claramente la parte de impuestos que tendrás que declarar.
  • Separa la facturación de tus costes internos para determinar beneficios reales.
  • Define un plan de reinversión para tener un negocio escalable a largo plazo.
  • Trabaja bajo contrato para proteger tus relaciones con terceros.
  • Reinvierte una parte de tus ganancias en innovar y crecer tu negocio.

11) Herramientas para escalar como consultor

Es normal que quieras ingresar todas las ganancias de tu negocio, pero piensa que un edificio no se construye sin planos, materiales y, sobre todo, sin recursos humanos.

No importa si no estás en el punto de contratar empleados en plantilla, siempre tendrás otras opciones como colaborar con otros socios o subcontratar parte de tu trabajo a otros proveedores (inclusive que controlen áreas que tu no).

Por otro lado, no debes escatimar en herramientas que hagan tu día a día más productivo. Y, aquí, no hablamos de grandes inversiones, simplemente ten la mente abierta a contratar suscripciones a herramientas tan necesarias como Excel o Power Point.

Sin inversión, no hay conversión.

Vilma Nuñez

Piensa que hay algo más valioso que el dinero, que es tu tiempo que nunca podrás recuperar. Y es que, cuando comienzas tú solo, hipotecas tu tiempo para no gastar dinero. La idea es que llegues a tener ambos, si verdaderamente quieres llegar a ser un consultor de éxito.

The post La guía definitiva para emprender con éxito tu negocio como consultor appeared first on Vilma Núñez – Consultora Estratégica de Marketing.