Cómo te verás cuando seas viejo, Cómo te verías si fueras del sexo opuesto y todo esos test de entretenimiento puro en Facebook, han demostrado ser la mejor manera de obtener data de los usuarios digitales, una mina de oro para el marketing y la publicidad.

Basta con recordar que en el mundialmente conocido caso de Cambridge Analytica. Vivió una de las peores crisis de credibilidad y filtración de datos de la mano de Facebook, caso en el que más de 87 millones de usuarios vieron comprometida su información.

En México se estima que se registraron 789 mil 880 usuarios afectados por la filtración, lo cual representa 0.9 por ciento del total de los usuarios que vieron comprometida su información.

Sin embargo, ante este caso masivo y popular, la indiferencia es lo que más sorprende por parte de los usuarios, pues un estudio impulsado por la Global Alliance of Data-Driven Marketing Associations (GDMA) reveló que al 51 por ciento de los consumidores no le importa dar sus datos si obtiene algún tipo de beneficio.

De hecho, el 41 por ciento de las personas encuestadas comprende que compartir datos es un factor fundamental para el buen funcionamiento de la sociedad moderna.

Es por ello que cuando se supo que uno de los caminos por los que Cambridge Analytica consiguió datos es que – en su afán de satisfacer la curiosidad – los usuarios les dieron información a cambio del resultado de un test, no resultó una sorpresa.

La exempleada de Cambridge Analytica, Brittany Kaiser, testificó frente al parlamento del Reino Unido y dijo que la encuesta sobre sexo Sex Compass, entre otros cuestionarios, fueron fuente de la consultora para conseguir datos de los usuarios de Facebook.

Así, este tipo de test resultaron la manera más creativa que los interesados en obtener data idearon para conseguir todo tipo de información de los usuarios de redes sociales.

El caso Google

Una vez descubierto esto, Google ha optado por una manera creativa para conocer la ubicación de millones de estadounidenses que utilizan la web, ha creado un apartado que se titula mapa Frightgeist en donde se muestra qué disfraces para Halloween se están buscando en diferentes ciudades de la nación de las barras y las estrellas.

Chucky es el mejor disfraz de Los Ángeles, por ejemplo, y Descendants es el mejor de la ciudad de Nueva York. Para acceder a ello es fundamental coloca como dato la ubicación y hay que reconocer que es tentador darla sólo para obtener un dato de entretenimiento.

Las 10 principales búsquedas en Estados Unidos el mes pasado fueron:

  1.  Eso
  2. Bruja
  3. Spider-Man
  4.  Dinosaurio
  5. Descendants
  6. Payaso
  7.  Fortnite
  8. Chucky
  9. Años 80
  10. Unicornio

Al consultar hoy el top five había cambiado a:

creatividad-data
Google

El mapa no señala los favoritos en otros países por el momento, pero lo verdaderamente importante es cómo los estrategas generan ideas bastante divertidas y con la clave de todo – creatividad – para conocer detalles de los usuarios digitales.

Pero es importante resaltar que si los usuarios no tienen cuidado con la selección de los ajustes adecuados, su ubicación exacta puede descubrirse en un segundo, lo cual representa un riesgo para su seguridad.

Las plataformas han intentado por todos lados conseguir esa información, aunque en algunos casos de plano se rindieron, por ejemplo Snapchat, que eliminó la función ocho horas después de aplicarla, por el riesgo que implica para sus usuarios dar su localización exacta, si bien la geolocalización es fundamentar en marketing, también es una herramienta que no parece agrade a todos, así que se debe usar con precaución.

Este apartado de Google es el mejor ejemplo de que sólo algunos que formamos parte del marketing y la publicidad podemos ver más allá del divertido listado y que los usuarios no sean conscientes de lo que otorgan a cambio, es una ventaja para obtener data por parte de las empresas