• Uber realizará un cambio radical en su plataforma

  • La primera afectada es Uber Eats, aunque se prevé que el rediseño también alcance al resto de sus servicios

  • Su estrategia luce similar a lo que planea Facebook o lo que presentó recientemente Lyft

Es un hecho que la economía colaborativa llegó para quedar y el mejor ejemplo es la evolución que han registrado los últimos años empresas como Uber, Lyft, Cabify, y Didi Chuxing, y esto sólo hablando del sector de los servicios de traslados, pero esto aplica a otros sectores.

En el caso de Uber, es una de las plataformas mencionadas con mayor alcance internacional, no obstante esto también ha implicado enfrentar diversas problemáticas con las autoridades reguladoras de diversos mercados, de seguridad y laborales con sus choferes, así como el reto de hacer crecer el negocio.

Sin embargo, no se puede debatir que desde la llegada de Dara Khosrowshahi al frente de la compañía con base en San Francisco, California el objetivo ha sido expandir la presencia de Uber a nuevas modalidades de servicios de traslados o renta de transportes.

Un cambio radical: ¿adiós a la app de Uber Eats?

Queda claro que uno de los rubros que más ha crecido en los últimos años que, entre sus múltiples expresiones, una está relacionada con la economía colaborativa, es la del food delivery. Hablamos de un mercado que actualmente ya representa un valor superior a los 107 mil 438 millones de dólares, de acuerdo con datos publicados en Statista, pero se espera que para 2023 supere los 156 mil millones.

En ese sentido llama la atención el cambio que anunció que realizó Uber este jueves 26 de septiembre y que consiste en el rediseño más radical que ha realizado la plataforma en al menos tres años.

El equipo de diseño de Uber lanzó dos versiones de la aplicación utilizando una técnica llamada “bookmarking”, donde una versión muestra solo un ligero cambio, pero una segunda ofrece un rediseño completo.

El nuevo look consiste en cambiar la pantalla de bienvenida de la aplicación de traslados con el mapa de la ciudad donde se encuentra el usuario, para ahora presentar dos botones en forma de recuadros para dar la opción de ir a la opción de viajes o ir a Uber Eats, que además buscará ser más health y ecofriendly pues facilitará a los usuarios identificar sus alergias y restricciones de dieta, o indicar si desean recibir (o no) utensilios desechables.

Un look que tiene varios ángulos

Una de las motivaciones de la compañía para este cambio radical, es la diversificación de servicios. De hecho, se pretende que en el futuro esa doble cuadrícula de la pantalla inicial se vaya modificando a medida que se integren otros servicios que ofrece la plataforma.

Al respecto, Dara Khosrowshahi, en su participación en el evento celebrado en San Francisco recordó que “Uber comenzó con viajes compartidos en auto, sin embargo hemos evolucionado hasta dar acceso a todo tipo de servicios, desde entrega de alimentos hasta bicicletas eléctricas”.

Asimismo añadió que la plataforma está buscando nuevas formas de profundizar el engagement y mejorar la experiencia de sus usuarios, como ejemplos citó que han “integrado información del transporte público, (…) así como unos cuantos helicópteros”.

En ese sentido, Uber implementará el rediseño de forma gradual y estratégica en algunos mercados. México, por ejemplo, será uno de los países donde se inicien pruebas de Transit, función que permitirá a los usuarios conectarse con otros medios de transporte público con la finalidad de agilizar los traslados y hacerlos más económicos.

Otro feature que debuta en fase piloto es la alerta en vías ciclistas -en algunas ciudades como CDMX, Guadalajara, Los Cabos, Monterrey, y Querétaro, entre otras- que consistirá en enviar una señal al usuario para que cuando llegue a su destino y este sea cercano a un carril para bicicletas, se cerciore si hay un ciclista cerca.

Al parecer el objetivo es que en el futuro se integrarán otros servicios como Jump o Lime… y por qué no, también helicópteros.

El objetivo detrás

De acuerdo con Uber, el anuncio de las novedades es con la finalidad de beneficiar a todas las personas que usan la plataforma simplificando los procesos y mejorado la experiencia. Sin embargo lo cierto es que detrás de esto está la intención unificar su base de usuarios y proyectar una imagen más sólida hacia el exterior.

Recordemos que en mayo pasado la que alguna vez fuera considerada la starup más valiosa del mundo debutó en los mercados bursátiles y, desde que se convirtió en una empresa pública ha sorteado muchos desafíos, de hecho, en su reporte trimestral más reciente reconoció que perdió 5 mil 200 millones de dólares, y entre las razones que argumentan los analistas están precisamente el alto costo de la oferta pública (OPI) y que el modelo de negocio no es del todo rentable.

Entonces, esto explicaría la atención de integrar sus servicios. El propio Khosrowshahi, le dijo a The Verge a principios de este año que cuando sus usuarios utilizan Uber Rides y Uber Eats, su engagement con la marca “se duplica”. Dicho esto, y aunque Uber Eats ha ganado mucha presencia en diversos mercados desde su lanzamiento en 2015, lo cierto es que sufre una fuerte presión por el crecimiento de ese sector con rivales como GrubHub y DoorDash en Estados Unidos o Sin Delantal y Rappi en Latinoamérica.

En ese sentido, sumar los usuarios proyectaría una imagen más robusta de la plataforma al tiempo de que a los clientes de Rides que aún no son usuarios de Eats, sería ua forma de promocionar el servicio sin ‘ser invasivos’ y, de paso simplificar la experiencia pues no sería necesario bajar dos aplicaciones, y el consumo de datos y batería que eso implica.

Lo cierto es que su estrategia luce muy similar a lo que hemos venido anticipando con Facebook, Instagram y WhatsApp, o lo que su rival Lyft también hizo recientemente al presentar una nueva versión de su aplicación integrando otros servicios que ofrece como bicicletas, scooters y transporte público.