kde plasma

Esto es un Kubuntu vs KDE Neon, sí, pero meramente informativo y de buen rollo, y es que Kubuntu y KDE Neon son dos de las distribuciones más recomendables para disfrutar de la experiencia del escritorio Plasma en toda su plenitud. Y cuando digo de las más recomendables, quiero decir eso exactamente: están arriba del todo, junto con alguna otra. Sin embargo, ambas se parecen tanto entre sí que pueden generar dudas a quien no las conozca bien. ¿Es lo mismo usar una o la otra? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian? Vamos a verlo.

Kubuntu vs KDE Neon: similitudes

Kubuntu y KDE Neon se parecen mucho por un motivo fundamental, y es que su origen es el mismo: Ubuntu, KDE y Jonathan Riddell, durante muchos años el líder de Kubuntu… hasta que dejó de serlo. Después creó Neon, un proyecto que un tiempo antes había servido para probar el software en desarrollo de KDE. Sea como fuere, desde el principio resultó obvio que Neon era una suerte de continuación de Kubuntu, con una gran diferencia: ahora Riddell tenía las manos libres para hacer lo que quisiera, como quisiera.

Atendiendo a sus características básicas, Kubuntu y KDE Neon son lo mismo: distribuciones basadas en Ubuntu con el entorno de escritorio KDE Plasma. Ambas disfrutan de las ventajas de su base, ambas ofrecen un KDE Plasma bastante ‘de fábrica’… Y lo dicho: ambas son muy recomendables.

Kubuntu vs KDE Neon: diferencias

Pero también hay muchas diferencia entre las dos, comenzando por las ediciones y ciclos de lanzamiento. A saber:

  • Kubuntu cuenta con una sola edición y lanza nueva versión cada seis meses, incluyendo las versiones LTS de soporte extendido, que salen cada dos años y que renuevan sus imágenes de instalación y los componentes base (kernel, stack gráfico) cinco veces a lo largo de los dos años siguientes a su lanzamiento.
  • KDE Neon cuenta con tres ediciones, aunque solo una está dirigida a los usuarios de escritorio que buscan un sistema estable: la User Edition, de la cual existe una única versión, que se va renovando cada vez que se lanza una nueva versión de Plasma y que mantiene su soporte hasta unos meses después de lanzar su siguiente versión mayor.

¿Lo has pillado? Si no estás familiarizado con los ciclos de actualizaciones de ambas distros, puede resultar confuso, así que vamos a reducir el problema eliminando de la ecuación la versión “regular” de Kubuntu, que solo ofrece nueve meses de soporte y que aquí en MuyLinux no recomendamos por ese mismo motivo (ni Kubuntu, ni Ubuntu ni ninguna otra de la tribu que no sea LTS).

De hecho, vamos al grano con datos concretos comparando las versiones actuales de Kubuntu LTS y KDE Neon User Edition, porque liarse con los detalles es muy fácil. Son estas:

Soporte

Las dos distribuciones se basan en Ubuntu 18.04 LTS, por lo que su soporte es a priori el mismo: hasta 2023. Sin embargo, en ambos casos ese “soporte hasta 2023” se refiere únicamente a la base de Ubuntu y al mantenimiento de Canonical relativo a parches de seguridad, no al escritorio en sí.

Kubuntu 18.04 LTS tendrá soporte completo (base y escritorio) durante tres años, hasta 2021.

KDE Neon no deja muy claro el tiempo de soporte que ofrece, pero se da a entender que una vez ha salido la siguiente versión mayor, la vieja queda en modo mantenimiento durante varios meses. Por ejemplo:

  • Quienes todavía estén usando KDE Neon 16.04 LTS, verán cómo siguen recibiendo actualizaciones del escritorio, pero llegará el momento en el que paren y deban actualizar sí o sí a la nueva versión.
  • Quienes hayan instalado KDE Neon 18.04 LTS no necesitarán actualizar o reinstalar hasta que a mediados o finales de 2020 aparezca KDE Neon 20.04 LTS.

¿Cuál es mejor? Pues depende. Que el escritorio deje de recibir actualizaciones tampoco es un drama, mientras no falten los parches de seguridad y las actualizaciones de las aplicaciones crítica, léase navegadores web… Pero si no actualizas el escritorio, KDE Neon pierde el sentido

Actualizaciones de la base

Si bien no vamos a salirnos de Ubuntu LTS, esta recibe a lo largo de su vida hasta cuatro actualizaciones que incluyen nuevas versiones del kernel y del stack gráfico, las conocidas como LTS Enablement Stack. Esto lo hemos explicado mil veces, así que lo dejamos ahí. ¿Cómo se lo montan las dos distros?

  • Los usuarios de Kubuntu 18.04 o 18.04.1 tendrán la oportunidad de actualizar el LTS Enablement Stack manualmente, mientras que quienes instalen Kubuntu 18.04.2 o superior (o hayan habilitado el LTS Enablement Stack) recibirán esas actualizaciones directamente.
  • Los usuarios de KDE Neon 18.04 recibirán las actualizaciones del LTS Enablement Stack directamente.

¿Cuál es mejor? Pues también depende. Habrá quien prefiera mantenerse con un kernel más viejo pero soportado en aras de una mayor estabilidad, y quien prefiera actualizar de vez en cuando en aras de un mejor soporte. Si cuando instalaste todo te iba bien, tampoco es un drama.

Actualizaciones del escritorio

Comienzan las diferencias más destacadas

  • Kubuntu 18.04 LTS llegó con KDE Plasma 5.12 LTS, y con esa versión se quedará hasta fin de ciclo. La posibilidad de actualizar a nuevas versiones del escritorio no se contempla, por algo usan una versión LTS del escritorio que recibirá mantenimiento, pero no nuevas funciones.
  • KDE Neon 18.04 LTS llegó con KDE Plasma 5.13 y actualizará constantemente las bibliotecas del escritorio (KDE Frameworks), el entorno de escritorio (KDE Plasma) y las aplicaciones (KDE Applications) a su última versión estable hasta fin de ciclo.

¿Cuál es mejor? Sigue dependiendo del criterio: habrá quienes estén encantados de tener siempre lo último de Plasma, y a quienes les sobre con lo que ya tienen.

Otras diferencias

Kubuntu y KDE Neon tienen otras muchas diferencias entre sí, pero tienden a ser detalles sin la mayor importancia. Con una excepción:

  • Cada actualización del escritorio en Kubuntu, ya sea de mantenimiento e incluso de versión mayor (por ejemplo vía backports, los repositorios adicionales del proyecto donde van colgando lo más reciente; pero no en el caso de la 18.04) se compilan siempre teniendo en cuenta todo el software de los repositorios de Ubuntu, lo que asegura la compatibilidad y que no se rompan aplicaciones Qt (no KDE).
  • En KDE Neon, sin embargo, lo que prima es el software de KDE, por lo que si una actualización de Qt, KDE Frameworks o lo que sea rompe alguna aplicación Qt (no KDE) de los repositorios de Ubuntu, es lo que hay. Aunque hay que decir que esto no suele pasar a menudo.

¿Cuál es mejor? Dependerá, una vez más, de los requisitos del usuario.

Y hasta aquí llegamos. ¿Falta o falla algo? A los comentarios.

Pero si lo que te preguntas es cuál de las dos es mejor… Lo repetimos: Kubuntu y KDE Neon son dos de las distribuciones más recomendables para disfrutar de la experiencia del escritorio Plasma en toda su plenitud, aunque quizás por la cantidad de actualizaciones que recibe Neon puede haber usuarios, especialmente los más novatos, que prefieran quedarse en Kubuntu sin actualizar si quiera el LTS Enablement Stack.