KDE Plasma

Continuamos desvelando los resultados de nuestra encuesta de fin de año y es el turno de los escritorios, aunque como ver desde el mismo titular, no hay misterio que valga y el «ganador» va por delante: un año más, KDE Plasma es la opción más apreciada por todos los que participasteis.

Como señalamos ayer, este año han habido menos votos, pero ahí están los porcentajes para tomar nota y contrastar con los resultados de encuestas anteriores siempre que apetezca. Pasamos ya a ver cómo ha quedado la tabla (número de votos y porcentajes entre paréntesis) y a comentarla como corresponde.

Escritorios 2019

Total de votos 4.534

  • KDE Plasma (1.334 – 29,42%)
  • GNOME (1.021 – 22,52%)
  • Xfce (640 – 14,12%)
  • Cinnamon (577 – 12,73%)
  • MATE (310 – 6,84%)
  • Deepin (240 – 5,29%)
  • Otro (158 – 3,48%)
  • Pantheon (97 – 2,14%)
  • LXQt (80 – 1,76%)
  • Budgie (77 – 1,7%)

Por tercer año consecutivo, KDE Plasma es el escritorio más popular entre los lectores de MuyLinux. Y tiene mucho mérito, a tenor del empuje que recibe GNOME de las principales distribuciones. Sin toda esa fuerza detrás suyo, el escritorio de KDE se alza con el favor del usuario por las buenas, ofreciendo la solución más equilibrada del escritorio Linux en lo que a rendimiento y características se refiere. Y no solo eso: lo hace ampliando su margen también por tercer año consecutivo. KDE Plasma 5.15, 5.16 y 5.17 han sido los lanzamientos que nos dejó el año pasado, en el que Plasma cumplió su quinto aniversario.

GNOME / GNOME Shell es el segundo de la lista. El escritorio de facto de GNU/Linux consiguió el oro en 2015 y desde entonces no ha podido con KDE Plasma, aun cuando en los últimos años ha lanzado sus versiones más sólidas. Es cierto que el particular concepto que propone sigue sin convencer a la mayoría de usuarios, pero no es menos cierto que cada vez más se acostumbran al mismo y a quienes no lo hacen les basta con instalar las extensiones que quieran para adaptarlo a sus necesidades. Lo curioso, no obstante, es que tras varios años de subidas, en 2019 baja tres puntos. Sus lanzamientos del año, GNOME 3.32 y 3.34.

Y he aquí la sorpresa de la encuesta: Xfce se sube a la tercera posición, arrebatándosela a Cinnamon. Queda claro, pues, que la estabilidad en las formas es un valor que gana enteros para cada vez más usuarios. Eso y la nueva versión del escritorio en la que se ha asoptado GTK3, Xfce 4.14, han sido lo más destacado del año para el entorno de la ratita. Por su parte, Cinnamon se encuentra en su mejor momento como solución de corte clásico dentro y fuera de Linux Mint, e incluso mejora porcentaje en relación al año anterior, a pesar de que no podemos cubrir sus lanzamientos porque sus desarrolladores no publican nada al respecto. Por cierto, habemus Ubuntu Cinnamon en ciernes.

Siguiendo lo visto otros años pero con un poco menos de margen los siguientes de la lista son MATE y Deepin, dos alternativas muy diferentes entre sí, pero con un apoyo considerable por parte de sus usuarios. Hablando de lanzamientos, MATE 1.22 fue el único que cayó en 2019, mientras que Deepin avanza al ritmo de la distribución que le da nombre, la cual ha publicó hasta tres versiones en 2019: Deepin 15.9, 15.10 y 15.11. No obstante, al igual que MATE, Deepin se encuentra disponible en cada vez más distribuciones.

Y llegamos al otro, pero como suele suceder, los comentarios que nos dejasteis no aclaran que otro u otros son los más reseñables, dada la cantidad de votos que recibe esta opción: hay (contando comentarios y sus votos) que mencionan al viejo Unity, LXDE; otros que mencionan gestores de ventanas como i3 o Dwm, Openbox…; e incluso quien se equivoca y dice cosas que no son. Lo de siempre.

Los restos van para Pantheon, el escritorio de elementary OS, también presente en otras distribuciones y cuyas novedades son de tipo acumulativo, esto es, cada mes le llegan unas pocas y con cada versión de su distro madre os las contamos, como fue el caso de elementary OS 5.1. Lo positivo es que mejora ligeramente su porcentaje desde 2018.

Le siguen LXQt, cuyo único lanzamiento del año LXQt 0.14 todavía no consigue reemplazar por completo el hueco dejado por LXDE; y Budgie, que al igual que Pantheon o Deepin está disponible para diferentes distribuciones pero avanza al ritmo que marca la suya, Solus OS, que en 2019 nos dejó también un solo lanzamiento, Solus 4.

Ya está todo dicho. Enhorabuena a los desarrolladores de KDE por el trabajo bien hecho y a todos los demás, porque gracias a ellos podemos disfrutar de una variedad de opciones que enriquece el escritorio Linux como ningún otro. A ver qué nos depara 2020.