El inicio del fin ha llegado. HBO y su exitosa serie The Game of Thrones comienzan el camino final de una de las producciones que logró convertirse en un fenómeno a nivel mundial.

Para la productora, se trata del final -cuando menos en pantalla- de una de sus series más exitosas, que trajo consigo un negocio interesante.

Los números publicados por Statista dejan en claro el éxito de dicha producción. Según dicha fuente, el primer episodio de la séptima temporada capturó a 10.1 millones de espectadores, mientras que el segundo hizo lo propio con 9.2 millones.

La cadena de televisión está en busca de asegurar que la última temporada de su serie insignia alcance niveles de audiencia importantes que, al mismo tiempo, se traduzcan en  una oportunidad de negocio capitalizable al futuro inmediato.

20 candidatos al trono

Con esto en mente, HBO acaba de lanzar una serie de pósters para promocionar la octava y última temporada de “Juego de Tronos”.

La conversación en redes sociales pronto se volcó hacia las predicciones de los seguidores de la serie sobre cuál de los personajes será quien ocupe el trono al final de la historia. Las especulaciones al respecto han generado especial interés entre los usuarios de Twitter en donde la acción ya se convirtió en tendencia a nivel mundial con un alcance que se cuenta en 84 mil 085 impresiones y 73 mil 180 cuentas alcanzadas gracias a los últimos 100 tweets que incluyen el hashtag #ForTheThrone.

La pelea por las audiencias y la importancia de digital

Aunque lo hecho por HBO puede ser un detalle simple, lo cierto es que se trata de un movimiento que consolida la fuerte estrategia de mercadotecnia que ha establecido la firma para generar expectativa ante lo que podría ser su mayor proyecto de este año.

Las redes sociales y las interacciones que en ellas se generan hoy resultan pieza clave para hacer crecer cualquier marca o producto y HBO lo sabe.

Como una firma que nació y vive en gran medida dentro de un espacio tradicional, el reto está en capitalizar la importancia y ventajas que ofrecen espacios como las redes sociales, plataformas que ahora concentran gran parte de la inversión publicitaria y que mantienen el interés de toda clase de audiencias.

Lo que resta por ver es la habilidad del equipo de la casa productora para convertir esta expectativa en un motor para hacer de The Games of Thrones un producto que sea rentable más allá de las 8 temporadas que la han consolidado como un gran fenómeno mediático.