Ya estamos en la recta final del 2018 y, entre otros descubrimientos, se confirma un periodo asequible, en cuanto la inversión por parte de empresas emergentes. Sin duda, en el mes de septiembre se descubrió que algunas empresas todavía no saben en qué dirección van y hacia donde dirigirse, sobre todo las PyMEs.

La mayoría de los empleados considera que la falta de dirección en una gestión empresarial tiene impacto directo en la motivación y la productividad. De hecho, alrededor del 51 por ciento de ellos dijeron que serían más productivos si supieran cómo es que su trabajo se ajusta a los objetivos generales de una empresa, según una investigación de Real Business.

Esto debería ser motivo de preocupación para na PyME, pues vivimos en un momento en que los niveles de productividad están disminuyendo. La misma investigación explicó que hay una clara desconexión entre los objetivos estratégicos y los trabajos que se ejecutan en el día a día. Este problema está disminuyendo el rendimiento laboral de los empleados que no conocen la misión de su empresa.

Aumentando el factor  de “felicidad” a través de la transparencia y la comunicación en un ambiente laboral, se ha encontrado que estos elementos son factores para aumentar la productividad. Y los empleados que encuentran sentido en este trabajo son tres veces más propensos a quedarse a salir por la borda en cuanto vean la menor intensión.

Si un 1 por ciento más de la fuerza laboral estuviera contenta con los valores y la dirección de su empresa, podría impulsar la economía en 48 mil millones de dólares al año. Esto es de acuerdo con un informe de Psychological Technologies, que señaló que las compañías ganarían 1,500 dólares más por empleado a través del aumento de productividad y las reducción de la rotación de personal.

Por supuesto, la responsabilidad de la productividad es importante para las empresas. De acuerdo con un informe de McKinsey, en mercados como Estados Unidos, una mejora en las prácticas comerciales podría ver un aumento de 200 mil millones de dólares en el crecimiento económico. Sin embargo, dos tercios de los empleados trabajan para empresas cuya productividad aún está por debajo del promedio.

La misma empresa cataloga un periodo denominado la ‘Era de la Urgencia’, donde las empresas deben moverse rápidamente para seguir siendo competitivas. Sin embargo, aunque tener un ritmo puede acelerar inicialmente el crecimiento, la falta de claridad en última instancia socava la capacidad para poder resaltar de manera importante.

Si las empresas no pueden cerrar la brecha entre sus objetivos generales y la ejecución de tareas por parte de sus equipos y colaboradores, no sobrevivirán. Incluso, la empresa Asana indica que la mitad de los empleados en regiones como Reino Unido creen que su equipo de liderazgo no entiende completamente cómo se realiza el trabajo dentro de su organización.

The post Estadísticas económicas que toda PyME necesita conocer appeared first on Revista Merca2.0.