XPS 13 2019

El fabricante estadounidense mostró la nueva versión de su ultraportátil estrella el durante el pasado CES 2019 y apenas un par de semanas más tarde, el Dell XPS 13 2019 ya ha salido a la venta en todo el mundo.

Con denominación concreta Dell XPS 13 9380, lo llamamos Dell XPS 13 2019 por costumbre y por distinguirlo fácilmente, pues estamos ante la octava actualización de este modelo, desde que en 2012 echara a andar el Proyecto Sputnik, mejor conocido como Dell XPS 13 Developer Edition. Salvo una excepción, a lanzamiento por año ha ido la cosa y con beneficios notables para la compañía.

El nuevo Dell XPS 13 mantiene su precio, que arranca en los 740-899 dólares en sus configuraciones más básicas; así como mantiene las especificaciones técnicas que os adelantamos en su momento:

  • Pantalla: 13,3 pulgadas con paneles en opción Infinity Edge FHD estándar/táctil o UltraSharp 4K.
  • CPU: Intel Core de octava generación, modelos Whiskey Lake hasta Core i7-8565U.
  • GPU: Gráfica integrada Intel UHD 620.
  • Memoria: 4-8-16 GB de RAM.
  • Almacenamiento: SSD PCIe 128-256-512 GB, 1 o 2 Tbytes.
  • Conectividad: USB 3.1; USB Tipo-C Thunderbolt 3; Tarjeta Killer Wi-Fi y Bluetooth; lector de tarjetas SD; audio con soporte Dolby Atmos y cuatro micrófonos.
  • Seguridad: Touch FPR, cámara IR, módulo dTPM 2.0, ranura Kensignton.
  • Peso: 1,23 kilogramos.
  • Sistema operativo: Ubuntu 18.04

En Europa, sin embargo, el equipo solo se encuentra listado en las soluciones para profesionales y en lo que respecta a la tienda de Dell España, solo se muestran configuraciones limitadas que no son las más baratas, precisamente: a partir de los 1.269 euros (IVA no incluido), incluyendo procesador i7-8265U, 8 GB de RAM y unidad de almacenamiento SSD de 256 GB.

Lo anterior se refiere, por supuesto, a la versión del portátil con Ubuntu. Con Windows sí está todo el rango de precios, aunque en ningún caso son tan económicos como en Estados Unidos.

Los cambios más destacados del Dell XPS 13 2019 contemplan la webcam, que pasa de abajo arriba; un aislamiento térmico denominado GORE que ofrece “altos niveles de conductividad térmica en un formato delgado y flexible”; o el soporte por defecto de la suspensión en modo ahorro, “lo que permite que el sistema se reanude mucho más rápidamente desde el modo de espera” indica Barton George, responsable del proyecto. Eso, y todo lo relativo a la actualización de componentes, claro está.