• Según lo datos que se obtienen de la audiencia, se puede aplicar una estrategia de “inteligencia de contenido” a partir de las acciones que las personas hacen.

  • 26 por ciento de adultos navega por canales digitales de manera diaria, siendo su principal medio las redes sociales. 

  • Te puede interesar: Maneras de incrementar el alcance orgánico con Facebook

Actualmente, está demás hablar sobre la transformación digital y el aprovechamiento de datos para tomar decisiones. Sin embargo, todavía queda un punto importante que los profesionales de marketing deben atender en la actualidad: ¿Cómo se utiliza la información y los datos de la audiencia para impulsar y hacer contenido?

Lo cierto es que los mercadólogos de hoy tienen un trabajo más desafiante. Al tener más canales digitales, las aciones y movimientos de los especialistas se han diversificado de manera importante. Y al mismo tiempo, las mismas bifurcaciones han hecho que el esfuerzo no se enfoquen únicamente en lo social, debido a que el marketing digital también se ha transformado.

Por lo tanto, el desempeño de los especialistas es desarrollarse en en un entorno en constante cambio. Y con tanto contenido que se lanza para llegar a las personas, la respuesta de su trabajo debe ser más inmediata y oportuna.

Análisis de la audiencia: uso de datos

Las audiencias se han vuelto poderosas. Ya no esperan a que las marcas los alcancen con contenido auténtico, atractivo y personalizado, sino que lo buscan directamente. De esta manera, la forma en que las audiencias interactúan con dicho contenido hace que se modifiquen las pautas de comportamiento, transformando la estrategia empresarial de manera orgánica desde diferentes flancos, aprovechando a las redes sociales como fuente de información.

Las expectativas de la audiencia están cambiando la forma en que las empresas se están involucrando con los consumidores. Llamar su atención se vuelve más complejo. Pese a los datos que respaldan las estrategias, siempre hay consideraciones que cambian el panorama de manera completa. Por ejemplo, según el Pew Research Center, 26 por ciento de adultos se encuentra navegando por canales digitales.

Ellos son parte de una audiencia que únicamente busca interacción con las primeras páginas de los resultados de búsqueda (95 por ciento de personas). Entonces, si los resultados del contenido van más allá de las primeras opciones, el contenido será ignorado por la mayor parte de ellos. De ahí sale el valor y la importancia de los datos.

Hay muchos profesionales de marketing que aprovechan esta información para atender las percepciones del consumidor con un análisis que pretender llegar a los objetivos correctos. Sin embargo, es en este punto donde más se falla. Sin una comprensión completa de la audiencia, solo se desperdiciarán recursos, con la creación de mensajes irrelevantes para al grupo de personas incorrecto.

¿Cómo llegar al público con cada vez más canales y contenido?

Por más simple que parezca, la respuesta es: ser inteligente. Aunque el truco de esta sentencia consiste en que es más fácil decirlo que hacerlo. Para entender a la audiencia, se requiere conocimiento e interpretación de datos, así como el implemento de las herramientas adecuadas.

Aplicar una estrategia de “inteligencia de contenido” significa que los expertos en marketing concluyen a partir de las acciones que las personas realizan sobre el contenido (participación, reacciones, comentarios, etc.). Esta información ha estado ayudando a los mercadólogos, guiándolos en la forma de hacer estrategias.