Las plataformas de video OTT (Over-The-Top) son la competencia más fuerte para medios como la televisión tradicional, no sólo por su bajo costo, sino porque el contenido por el que apuestan, revolucionó la industria del entretenimiento.

Sabemos que consisten en la transmisión de audio, vídeo y otros contenidos online sin depender de los operadores tradicionales en el control o la distribución del contenido.

El número de suscriptores de OTT registraba durante 2012, 46 millones de suscriptores a nivel global, de acuerdo con datos de IHS Markit, proyectados por el sitio web especializado, Statista.

La misma fuente proyecta que la cifra aumentaría a 650 millones para 2021.

ott-suscriptores

Dentro de este tipo de contenido, existen tres modelos: AVOD, SVOD y TVOD. Las diferencias son claras entre cada uno y también la posición que ocupan en la actualidad, gracias a las cifras.

AVOD

Este modelo se refiere a Advertising Video on Demand. El contenido es libre, no se tiene que pagar por él, pero a cambio la plataforma en la que se reproduce, inserta publicidad que el usuario debe soportar para continuar con él.

La publicidad en AVOD puede ser pre-roll, mid-roll y post-roll del contenido, de pocos segundos y fundamental para que el propietario de la plataforma pueda continuar brindando el servicio.

Según las cifras del mercado digital, el número de usuarios de video on demand en el mundo será de alrededor de 1,484 millones durante 2023.

Lo primero que se viene a la mente es YouTube, la plataforma maneja este modelo aunque también ofrece su versión premium para evitar esta práctica, pero eso ya entra en el siguiente aspecto que presentaremos.

YouTube recibió 15 mil millones de dólares por ventas de publicidad el año pasado, por su negocio de música y juegos.

youtube
Imagen: Bigstock

SVOD

La Subscription Video on Demand es lo que mencionamos de YouTube en su versión premium, el espectador paga una cuota mensual o anual y puede reproducir videos sin publicidad.

La mayoría ofrece plus para que el consumidor pague, no sólo la omisión de publicidad, sino contenido premium, estrenos, exclusivas y descargas sin necesidad de conexión a Internet.

Las cifras indican que para 2023 serán 48.24 millones de usuarios de este modo sólo en América Latina, duplicando la cifra registrada durante 2017, cuando fueron 21.14 millones.

En este segmento el ejemplo a mencionar es Netflix, que lo lidera, pues tiene más de 100 millones de usuarios a nivel global, de acuerdo con las últimas cifras de JPMorgan.

Imagen de Bigstock

TVOD

Se trata de Transactional Video on Demand, en donde el consumidor paga sólo por lo que quiere ver. El contenido está disponible mientras se realiza el acto si es en vivo o durante un periodo si se trata de algo grabado.

Las cifras señalan que el gasto mensual en servicios de video de pago por alquiler en América del Norte a partir del tercer trimestre de 2017 contempló que el 11 por ciento de los encuestados dijo que gastaba entre 9 y 11 dólares mensualmente.

El pago por ver es común en plataformas como Amazon, aunque está ha dado un vuelco a su sistema, poniéndose frente a frente a gigantes como Netflix. Muchos como Hulu ofrecen una mezcla de estos modelos.

De hecho, hace poco informamos que Amazon entraría de lleno al segmento de la publicidad en video y su participación en la publicidad digital aumentaría a 8,8 por ciento durante 2019, comparado con la cifra de 6,8 por ciento en 2018, de acuerdo con eMarketer.