Facebook parece haber llegado a su etapa de madurez en medio de una crisis para su marca. La red social de Mark Zuckerberg atraviesa por un mal momento reputaciones que se suma al lento crecimiento de su base de suscriptores.

Para muestra basta con revisar los datos entregados por la empresa con referencia al cierre del año pasado. Según su reporte fiscal, Facebook cerró el 2018 con un 9 por ciento más de usuarios diarios activos, con lo que son mil 520 millones de personas, mientras que el número de usuarios activos mensuales ascendió a 2 mil 320 millones.

Aunque ese 9 por ciento no es nada despreciable si se considera la madurez del servicio, lo cierto es que terminaron los tiempos en los que la cantidad de usuarios activos crecía de manera descomunal han quedado atrás.

Lo preocupante está en que los usuarios que ahora tiene como base, están tomando medidas para reducir el uso de la plataforma. Durante mayo y junio, el Pew Research Center encuestó a más de 4 mil 500 adultos estadounidenses, y descubrió que el 54 por ciento ha ajustado su configuración de privacidad, 42 por ciento se tomó un descanso de revisar Facebook durante varias semanas o más y 26 por ciento han eliminado la aplicación de su teléfono.

Un nuevo diseño podría llegar

La que aún es considerada la red social más grande del mundo ha tomado diversas medidas para frenar esta caída libre y el último movimiento podría ser un cambio drástico en la interfaz que promete mejorar la experiencia de usuario.

Desde Tech Crunch indican que el posible nuevo diseño integraría tarjetas que se puedan deslizar de forma horizontal dentro del mismo ‘feed’ de noticias, en el que las historias y las publicaciones tradicionales convivirían de manera natural en un mismo espacio.

La supuesta propuesta de diseño fue descubierta por la especialista en aplicaciones Jane Manchun Wong en la versión Android de Facebook.

De esta manera, dentro de este prototipo, los usuarios pueden deslizarse hacia la izquierda para revelar el siguiente contenido, que puede incluir tanto publicaciones del tradicional ‘feed’ de noticias, como anuncios o historias. Además, los usuarios pueden tocar en “Me gusta”, reaccionar o comentar en las publicaciones de noticias mientras se encuentran en la interfaz.

¿Alcanzará?

El cambio, que no ha sido confirmando ni desmentido por Facebook, podría ser acertado si consideramos que las historias -favorecidas en el prototipo de diseño- se han convertido en uno de los formatos favoritos de los usuarios. Facebook y Messenger ya cuentan con 300 millones de usuarios diarios a través de las historias; en el caso de Instagram esta cifra sube hasta los 500 millones, mientras que los estados de WhatsApp cuentan con 450 millones de usuarios.

El impulso de este formato está en manos de los sirios mas jóvenes, grupo que para Facebook es importante conquistar ante el lento crecimiento de su base de usuarios.

Al respecto, na reciente investigación del Pew Research Center revela que el uso de Facebook por parte de adolescentes ha bajado un 20 por ciento en los últimos tres años, y parece que eso no cambiará.

De hecho, im reporte elaborado por Piper Jaffray, revela que apenas un 6 por ciento de las personas que pertenecen a la generación Z ven a esta red social como su favorita; un cambio drástico considerando que hace seis meses era referida por el 22 por ciento.

Si bien el desarrollo está en una aparente fase beta con lo que podría nunca ser una realidad, es cierto que la red social está obligada a explorar y explotar todo lo que esté mano para sobrevivir, en un mercado que crece en competencia y que caracteriza por usuarios cada vez más exigentes.

Con un cambio en su interfaz podría servir de trampolín para no perder más de lo que ahora hasta ahora ha perdido; sin embargo, esto podría no serle suficiente si consideramos que según el reciente American Customer Satisfaction Index, la satisfacción del consumidor con la red social de Zuckerberg ha caído en 1.4 por ciento.