4 agosto, 2020

Pongara

Simple. Fácil.

Alojamiento web con Linux. Por qué sigue siendo la mejor opción

Alojamiento web con Linux

Una de las decisiones más absurdas que se puede tomar en materia de estrategia de presencia online, es la de pensar que las redes sociales reemplazan a un sitio web propio. Es algo así como pensar que se puede pescar solo con el anzuelo y la carnada. Las redes permiten atraer clientes, pero, si no tenemos una metodología para retenerlos (controlada por nosotros) las redes pueden llevárselo para el lado del que invierta más en publicidad.

¿Qué es un alojamiento web?

Aunque técnicamente es posible tener un sitio web en cualquier computadora doméstica con acceso a Internet, por una cuestión de costos y prestaciones, lo más recomendable es utilizar el servicio de un proveedor de alojamiento web. El proveedor se ocupa de mantener en funcionamiento los servidores (las computadoras donde se alojan los sitios) además de brindar servicios adicionales como la instalación del software necesario para el funcionamiento de los sitios, el registro de dominios y la obtención de certificados de autenticidad.

Es entonces, que elegir el mejor alojamiento web es esencial, ya que el mejor diseñado de los sitios no sirve de nada si los visitantes no pueden entrar porque la capacidad del servidor no estuvo a la altura.

En un mundo ideal me limitaría a decir que lo mejor es encontrar un diseñador de confianza y que sea él quien tome la decisión sobre cuál es la oferta adecuada. En la vida real, la mayoría de los negocios no puede contratar un diseñador que construya una solución desde cero y debe conformarse con una prefabricada. A esto se suma que la oferta de los diferentes proveedores está tan fragmentada que resulta difícil hacer comparaciones.

Tipos de alojamientos web.

Muchos proveedores de alojamiento web están promocionando soluciones “llave en mano”. Es decir que puedes contratar un plan con una tienda online o un blog ya configurado. Eso tiene la ventaja de que te ahorra tiempo y costos, pero a cambio pierdes flexibilidad. De todas formas, no deja de ser una solución ideal para quienes están instalando su presencia online.

Más alá de estas soluciones, los otros tipos de alojamiento web son:

  • Alojamiento compartido: Es el más económico de los servicios de este tipo lo que lo hace ideal para webs con pocas visitas. El proveedor reparte los recursos del servidor entre sus diferentes clientes.
  • Servidor privado virtual. Pasar de un alojamiento compartido a un servidor privado virtual es como pasar de una habitación de un hotel a un departamento. El principio es el mismo. La diferencia es que el proveedor reparte los recursos del servidor entre menos clientes y se tienen más posibilidades de configuración. Es lo mejor para sitios que están empezando a crecer.
  • Servidor dedicado: Siguiendo con la analogía, esto sería como alquilar una casa. Todos los recursos del servidor se asignan a un solo usuario que pasará a tener un control técnico completo sobre la configuración y el software. El rendimiento de los sitios web solo estará limitado por la cantidad de sitios con los que el contratante decida instalar. Es una excelente opción para sitios masivos
  • Alojamiento Cloud: Este tipo de alojamiento te permite contratar los recursos del proveedor de alojamiento que necesitas, en un momento determinado. Supongamos que tienes una web corporativa de una multinacional y debido a la pandemia necesitas hacer una reunión online con todos tus clientes. No es algo que utilices todos los días. SImplemente, desde el panel de configuración de tu servicio cloud contratas un servidor adicional e instalas tu solución de videoconferencia preferida. Cuando termines de usarla, simplemente cancelas el servidor

Alojamiento web con Linux. Por qué sigue siendo la mejor opción.

Perdón por la obviedad que sigue. Los planes de alojamiento web con Windows utilizan la versión del sistema operativo Windows para servidores. Eso significa el pago de una licencia. Y, de una forma u otra, el proveedor de alojamiento traslada el costo a sus clientes.

Es una excelente opción si para la creación de tu sitio web utilizas tecnologías de Microsoft o alguna solución propietaria para gestión de contenidos o tiendas virtuales que las tengan como requisitos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que hoy por hoy la mayoría de las tecnologías utilizadas para la gestión de sitios web son de código abierto y compatibles con Linux, por lo que pagar esa licencia no parece ser algo que se justifique.

Aunque la oferta varía, sobre todo en los planes más caros, la mayoría de los proveedores de hosting parecen preferir utilizar CentOS como sistema operativo. CentOS es gratuito y desarrollado por una comunidad aunque cuenta con el apoyo de Red Hat.