• El trabajo de un Community Manager y la gestión de la comunidad en redes sociales es importante para tener mayor reconocimiento.

  • Entre plataformas como Facebook, Messenger, WhatsApp e Instagram hay más de 6 mil millones de usuarios.

  • Te puede interesar: A la grande le puse “Cuca”

Una comunidad es un espacio de interacción no solo para una marca, sino entre personas. Generalmente, los Community Managers se encargan de administrarla y una de las mejores maneras de tener relaciones sólidas con los usuarios es fomentar la lealtad hacia dicha firma.

En redes sociales se necesita tiempo y esfuerzo para construir una comunidad. Un gestor de la misma debe configurar un plan y una estructura de trabajo, además de realizar seguimiento de las métricas correctas y responder los comentarios del público.

Puntos clave

  • Organización con herramientas y equipo
  • Conocimiento de métricas y estrategia de publicación según el tipo de contenido.
  • Personalidad de marca según la respuesta de la comunidad.
  • Participación con la audiencia por medio del contenido generado por el usuario.
  • Recopilación de datos

Consejos para la administración de la comunidad de redes sociales

1. Plan

Para una mejor gestión, la consistencia es clave. Planificar con anticipación el contenido genera coherencia y ayudará a mantener las publicaciones relevantes, en términos de la audiencia y la presencia en línea.

Planear con anticipación es crucial para el éxito de una administración de comunidad. Todo el contenido, ya sean las publicaciones, las campañas, etc., deben organizarse para tener una visión clara del trabajo.

2. Trabajar en la atención 

Un administrador de una comunidad de redes sociales debe enfocarse en la atención al cliente, y eso conlleva mucha presión, ya que hay muchas maneras en que las cosas pueden salir mal. En cualquier caso, ante cualquier eventualidad, es importante ser profesional.

Los gestores deben saber que siempre que se publica una post, se retuitea o responde a un comentario, no solo se está representando la empresa en un espacio público, sino al gestor de la misma.

Por lo tanto, como administrador de una comunidad, una persona debe orientarse al cliente en su comunicación.

3. Cultivar una personalidad de marca

Es importante que una marca tenga una identidad coherente y reconocible ante la comunidad. Esto ayuda a que la audiencia se sienta como si estuvieran hablando con una persona. En gran medida, fomenta el aumento del engagement y la lealtad a la marca.

Si bien las marcas han puesto un gran esfuerzo en desarrollar una personalidad única e interesante, también es una estrategia arriesgada y requiere un conocimiento extremadamente alto de la audiencia.

4. Establecer métricas 

Rastrear el éxito de la gestión de la comunidad puede ser complicado. El ROI se conoce a través de clics y conversiones, pero los resultados no siempre son claros. Puede ser difícil determinar cómo es que están rindiendo los esfuerzos directamente en un reflejo de las ventas y los clientes potenciales.

Lo ideal es determinar el éxito en función de los objetivos. planteados, por medio de un seguimiento del contenido y la respuesta de la audiencia. Esto será un punto de contacto para resolver problemas a futuro.

5. Inclusión de la audiencia en la conversación

Las redes sociales tienen que ver con la interacción. Por lo tanto, si se desea crear y publicar el mejor contenido posible, a veces se puede tomar a la audiencia como punto de referencia.

El contenido generado por el usuario (UGC) es poderoso porque es auténtico y refleja lo que las audiencias piensan sobre una marca. Permitir a la audiencia a compartir sus experiencias impulsa la conversación.

También es una excelente manera para involucrarse y se acercarse a las audiencias, haciendo que una marca se sienta más personal y accesible.

6. Recopilar y utilizar datos

El administrador de una comunidad de redes sociales está más en contacto con la audiencia, según sus respuesta sobre el contenido, lo que impulsa su participación, qué problemas y consultas tienen, etc.; todo en tiempo real.

Esta fuente de información sobre clientes y prospectos crea oportunidades para mejorar el rendimiento, pero su valor va más allá, ya que se tiene información a la que otros no tendrán acceso. Además, cabe destacar que el valor de estos datos no puede ser subestimado: si se utilizan de la manera correcta, se tienen clientes más felices y leales.

7. Ser flexible con el tiempo

El trabajo de un administrador de redes sociales no se limita a un horario estricto. Es decir, las redes sociales nunca se detienen y los problemas tampoco. En muchos casos, las crisis de redes sociales se salieron de control porque el gestor no estaba dentro de su horario de trabajo para mitigar el desastre.

Si bien no es necesario un trabajo 24/7, lo correcto es mantener organizado el contenido, con una estructura que esté alineada a una presencia online consistente.

8. Ser experto en tecnología

Así como las redes sociales nunca se detienen, sus cambios tampoco lo hacen. Al momento de ajustarse a la tendencia de los dispositivos móviles, proporciona nuevas formas de llegar a la audiencia.

La gestión de la comunidad social requiere mantenerse a la vanguardia de dichas modificaciones. Si esto se hace de una manera oportuna, se podrán manejar los nuevos tipos de interacción sobre la marcha.

Sin embargo, el manejo de la administración de la comunidad de redes sociales en una plataforma puede llegar a ser abrumador. Al mismo tiempo, se pueden utilizar algunas herramientas de gestión para consolidar los datos de la audiencia sin perder ninguna oportunidad.